Consideraciones-finales

Consideraciones finales

Para finalizar, describimos algunas de las conclusiones más interesantes que se obtienen de la aplicación de la metodología SACC.

Desarrollo de competencias

Entre los objetivos clave de la metodología se encuentra lograr que los alumnos cultiven el mayor número de competencias transversales relevantes para su futuro profesional y personal. Una medida del grado de consecución de este objetivo es la percepción que tienen los propios alumnos de la forma en que trabajan dichas competencias durante los seminarios. Para conocer dicha percepción, en los cuestionarios finales se les pide que puntúen de 1 a 5 el grado de desarrollo de una serie de competencias, lo que nos permite obtener los resultados mostrados en la siguiente Figura.

 Valoracion-Competencias

Figura. Valoración del desarrollo de competencias mediante la metodología SACC.

Cuando se estudian los datos en términos globales, se aprecia que el trabajo en equipo, el respeto, la capacidad de exponer ideas en grupo y de defenderlas sobresalen del resto de competencias, aunque las diferencias no son muy significativas. Sin embargo, se aprecian mayores divergencias cuando se estudian estos datos asociados a un rol concreto o a un seminario específico.

Valoración de l@s alumn@s sobre la metodología

Los estudiantes ven las sesiones como algo novedoso y divertido, en las que la propia dinámica de la sesión les invita a opinar, desempeñar sus roles, etc. También descubren, gracias al análisis de los problemas y los debates posteriores, que son muchas las variables que influyen y que deben tenerse presentes para dar una solución eficiente. Por otra parte, los alumnos logran contextualizar mejor lo aprendido y siguen mejor la asignatura.

valoración-alumnos

Gracias a la aplicación de esta metodología, los estudiantes, además de adquirir nuevos conocimientos, han aprendido a buscar respuestas, a reflexionar sobre la información obtenida, a trabajar en equipo, a vencer las reticencias a participar en debates, a exponer sus puntos de vista, a perder la vergüenza a equivocarse, etc. Por todo ello, están mucho más motivados y satisfechos de sus aprendizajes, tal y como reflejan las diferentes encuestas realizadas durante estos dos últimos años.

Pero si algo nos ha sorprendido significativamente a lo largo de estos últimos años, es la importancia que los alumnos dan a la actualidad de los temas: los estudiantes valoran por encima de todo que los artículos, vídeos y los temas de aprendizaje sean actuales y próximos. Este hecho es, sin duda alguna, la palanca principal que hace que los alumnos se motiven y deseen participar en el proceso. En particular, consideran que los vídeos presentados como apoyo son muy ilustrativos y una forma diferente y amena de conocer conceptos y realidades.

actualidad

Valoración de los docentes

En cuanto al profesorado, lo cierto es que cada vez estamos más satisfechos. Se han solucionado algunos de los problemas propios de las clases magistrales (sobre todo la participación), y las clases se han convertido en elementos de motivación y no de desesperación: ahora la docencia no se limita a la simple transmisión de conocimientos. Los alumnos no sólo han mejorado el aprendizaje de los conocimientos propios de las asignaturas, sino que han conquistado competencias clave que les serán muy útiles una vez finalicen sus estudios. El resultado no podría ser más alentador.

profesores

Integración NTIC-metodología

La metodología SACC hace uso de las nuevas TIC, aunque es preciso dejar claro que siempre las hemos empleado como elementos facilitadores, es decir, como instrumentos de apoyo, y nunca como la base del propio sistema de aprendizaje. Esta separación metodología-herramientas constituye, en nuestra opinión, una clara ventaja: al utilizar en cada momento las tecnologías que mejor se adaptan a nuestras necesidades conseguimos aprovecharnos de los continuos avances tecnológicos y evitamos que la metodología pueda desfasarse.

actualidad

Reflexión final

Por último, consideramos que esta metodología constituye una herramienta plenamente válida para apoyar la labor de los profesionales de la educación superior ante los retos que supone la implantación del EEES y los vertiginosos cambios de la sociedad. Sin embargo, se trata de una metodología dinámica y en continua evolución, en la que trabajamos diariamente para lograr su mejora y perfeccionamiento.