Las competencias transversales y digitales

Cuando los alumn@s finalizan sus estudios y acceden al mercado laboral, muchas veces descubren que los conocimientos adquiridos durante la carrera no son tan útiles como se presuponía y que son necesarias ciertas habilidades para adaptarse a los cambios que se producen en su entorno laboral y personal que no han trabajado o desarrollado durante sus años académicos. Resulta evidente, por tanto, que si queremos lograr una formación universitaria de futuro necesitamos conseguir que los alumnos desarrollen las competencias o habilidades que después precisarán.

Pero, ¿qué es una competencia? El Proyecto Tuning entiende “competencia” como “una combinación dinámica de conocimiento, compresión, capacidades y habilidades”. Podemos distinguir a efectos prácticos entre competencias genéricas (transversales o básicas), comunes a cualquier titulación y necesarias para actuar profesional, social y cognitivamente en el mundo actual, y competencias específicas, vinculadas a las áreas de estudio o asignaturas y con un mayor carácter profesional.

Las competencias transversales son destrezas que pueden ser utilizadas en multitud de situaciones, no sólo en aquellas relacionadas con el área de estudio concreta. En su mayor parte, estas competencias se desarrollan utilizando métodos y formas de enseñanza-aprendizaje adecuadas. Se refieren a cosas tales como la capacidad de análisis y síntesis para identificar de forma sistémica los generadores de problemas u oportunidades, capacidad para resolver problemas en condiciones de incertidumbre, la cultura general, la creatividad, la capacidad para el trabajo independiente y el autoaprendizaje, habilidades sociales (empatía, habilidad para integrar y trabajar en equipos multidisciplinarios, capacidad de negociación, etc.), competencia comunicativa oral, escrita e icónica, responsabilidad, autoevaluación, autocontrol, capacidad para el liderazgo, toma de decisiones, asunción de riesgos, las habilidades de organización y planificación, capacidad de investigación, desarrollo de pensamiento estratégico y competitivo, la capacidad en el uso de nuevas tecnologías (competencia digital), etc.

creatividad

Precisamente, en la nueva sociedad de la información y el conocimiento, resulta imprescindible lograr que los alumnos adquieran las competencias instrumentales necesarias para emplear de manera eficiente los recursos que nos suministran las TIC, y en especial Internet. La competencia digital constituye una combinación de conocimientos, habilidades, capacidades, valores y actitudes para alcanzar objetivos con eficiencia en contextos y con herramientas digitales. Esta competencia se expresa en el dominio estratégico de cinco grandes capacidades: aprender y generar conocimientos, productos o procesos; obtener, evaluar y organizar información en formatos digitales; comunicarse, relacionarse y colaborar en entornos digitales; actuar de forma responsable, segura y cívica; y, por último, utilizar y gestionar dispositivos y entornos de trabajo digitales.

competencia digital