preparacion previa

Preparación previa

En la etapa de preparación tres son las actividades clave que el docente, o el equipo docente, ha de acometer.

Tareas

La primera de ellas consiste en la búsqueda, identificación y selección de los textos más adecuados así como del material de apoyo (por ejemplo, vídeos, imágenes, piezas, folletos, etc.) necesario. Se trata de una fase crucial para el desarrollo de la metodología ya que de su elección depende, en buena medida, el éxito del proceso de aprendizaje. Los materiales que se escojan han de ser adecuados para diseñar y construir los aprendizajes pero, además, han de ser “motivadores”, así como lo suficientemente actuales y próximos como para que los alumnos deseen participar en el proceso. En este sentido, Internet constituye una herramienta clave.

internet textos

En nuestro caso, buscamos los textos en la prensa diaria, principalmente digital, prestando especial interés a aquellas noticias relacionadas con los temas que queremos abordar en cada una de las asignaturas: por ejemplo, noticias sobre comercialización, métodos y sistemas de producción, internacionalización, sistemas de información, logística, etc. Estos textos deben permitir libres interpretaciones y cuestionamientos, y han de facilitar el proceso de trabajo en equipo dentro del aula.

En ocasiones, y dependiendo del objetivo de la sesión, se pueden utilizar textos con información básica sobre el tema a tratar, que servirán de punto de partida del proceso. Es recomendable que estos textos también se busquen en Internet recurriendo a blogs, páginas especializadas o artículos de investigación. A parte de los textos, también proyectamos vídeos procedentes, sobre todo, de una búsqueda por Internet en páginas como youtube, videosformacion, dailymotion, etc. Estos vídeos, que suelen durar unos pocos minutos, atraen significativamente la atención del alumno constituyendo, por tanto, un claro elemento motivador en el proceso.

Social-Media-Sharing

A continuación, se ha de definir el conjunto de preguntas que guiarán el análisis del material aportado. Estas preguntas, además de tener una relación directa con el texto y los vídeos, han de presentar un orden que promueva el análisis progresivo a partir de la información suministrada y a los conocimientos previos que tengan los estudiantes sobre el tema.

Cuestiones

En este sentido, se debe comenzar siempre con preguntas que promuevan un examen de los acontecimientos, los personajes, etc. Un segundo conjunto de preguntas nos dirigirá hacia un análisis más detallado de la información. Finalmente, vienen las preguntas que inducen a los alumnos a realizar un análisis más profundo, preguntas que les invitan a aportar nuevas ideas, a conjeturar, a teorizar, a formular juicios, a presentar aplicaciones y propuestas de soluciones, etc., en base a la información aportada y a los conocimientos previos que tengan sobre el tema.

El número de preguntas dependerá de diferentes factores como son, por ejemplo, la duración temporal de la primera sesión del seminario (evidentemente, cuando se dispone de dos horas es posible formular más cuestiones que cuando la clase dura tan sólo una hora), el grado de interiorización que los alumnos posean del proceso de aprendizaje (en las primeras sesiones el proceso es más lento, por lo que el número de preguntas suele ser menor), así como el número de alumnos y grupos que se configuren (cuanto mayor sea este número más lento es el proceso de puesta en común y discusión).

Estas cuestiones están diseñadas para que conozcan y sean capaces de contextualizar el tema que se desea abordar durante el seminario, aunque el verdadero aprendizaje se producirá al tratar de dar respuesta al problema. Por ello, el docente ha de redactar el problema buscando que sean los propios alumnos los que descubran, a partir de su lectura, la necesidad de adquirir nuevos conocimientos que les permitan obtener “la mejor respuesta”. Pero, ¿cuál es la “mejor respuesta” al problema? Por lo general, tratamos de redactar los enunciados de forma que existan varias respuestas válidas. Lo importante, en cualquier caso, es que los alumnos sean capaces de argumentar, razonar y defender sus ideas, siempre desde una posición de respeto hacia los demás.

problema

Como veremos más adelante, los estudiantes han de proporcionar la solución de forma grupal aunque, eso sí, compitiendo con el resto de los equipos base. Obviamente, para poder suministrar esta solución será necesario que los integrantes del grupo busquen y contrasten información de manera autónoma, estableciendo así la base para la toma de decisiones.

Una vez establecidos los textos, vídeos y el material sobre los que trabajar, y tras definir las preguntas de análisis y el problema, llega el momento de trabajar con los alumnos dentro del aula en los seminarios.