Presentación

Los continuos cambios en la sociedad y en las exigencias de mercado, los avances en las TIC, el auge de las redes sociales, el acceso universal a la información,…, plantean nuevos retos a las empresas. Sin embargo, muchas de ellas consideran que su personal carece de las competencias y habilidades necesarias para responder de forma eficiente ante los nuevos desafios.

La Universidad, entre cuyos fines se encuentra el formar a profesionales capaces de desarrollar un correcto ejercicio profesional y social, debe dar respuesta a esta necesidad. Por ello, resulta imprescindible reorientar la labor docente hacia un modelo que promueva el binomio “conocimientos-competencias”, acorde con el cambio que demanda el mercado y que, además, viene impulsando el EEES.

A partir de estas ideas surge la metodología de aprendizaje SACC, caracterizada por combinar tres enfoques de aprendizaje distintos (autónomo, colaborativo y competitivo) con el uso de las nuevas tecnologías para lograr que los alumnos adquieran los paradigmas y conocimientos propios de su profesión de una forma entretenida y motivadora, mientras desarrollan las competencias transversales y digitales que les demandan las empresas y la sociedad.

Se trata de una metodología fácil de desarrollar y generalizar, y que está proporcionado muy buenos resultados ya que los alumnos la perciben como novedosa, dinámica y motivadora. Es, además, una metodología válida para emplearse en diferentes niveles del sistema educativo, aunque principalmente se ha testeado en el ámbito universitario.

Por último, conviene destacar que esta metodología hace uso de diversas herramientas TIC, tanto dentro como fuera del aula, pero considerándolas siempre como elementos facilitadores del proceso de enseñanza-aprendizaje y no como base de dicho proceso.